miércoles, octubre 24, 2007

"Conciencia Ambiental" Desde siempre, una misma preocupación...


Los temas ecológicos, la problemática ambiental, la degradación de la flora, de la fauna y todas las riquezas naturales son asuntos que cada día, con más fuerza, irrumpen en nuestra conciencia y en nuestros, otrora inviolables, hogares. A estas alturas nadie puede permanecer neutral. La noticia "verde" es imparable. Ingresa a nuestras salas, a nuestros comedores y dormitorios, aunque las puertas y ventanas estén cerradas.
Comentario de primera plana, tema cotidiano de conversación, siempre logra "filtrarse" en los medios de comunicación aunque muchos pretendan mover sus corruptos "hilos, en la vana ilusión de tapar el sol con un dedo.
La magia de la televisión nos transporta al lugar mismo de los hechos. La información cruza el espacio en cuestión de segundos gracias a las ondas de radio. Las nuevas tecnologías de comunicación favorecen a la diseminación del tema. La preocupación ambiental crece. ¿Un asunto de nuestro tiempo? ¡Falso!





En todas las épocas, en todas las culturas, voces fuertes se levantaron tratando de llamar a la cordura. La conciencia ambiental para nada es asunto nuevo. Quizá la única diferencia actual es que hoy la raza humana ¡sí! cuenta con las herramientas que harían posible el ansiado cambio de rumbo... "Nuestro país comparado con lo que era, se asemeja a un cuerpo consumido por la enfermedad; todo lo que había de tierra grasa y fecunda ha desaparecido y no nos queda más que un cuerpo descarnado...". La imagen nos describe "al pelito" el lúgubre paraje de varios rincones del globo. Bien podría ser el literal retrato de nuestra deforestada selva alta o quizá la sierra central, degradada por la minería, asfixiada por los humos de las fundiciones, envenenada por los relaves.

¿No será acaso una descripción de algún rincón del continente africano, como Etiopía, tras la sequía? ¡Nada de eso! Quién piense que estas líneas pertenecen a una pluma contemporánea sé... ¡equivoca!

El comentario data de varios siglos antes de Cristo. ¿Su autor? Pues nada más y nada menos que al filósofo griego Aristócles, más conocido como... ¡Platón!

BATALLA SIN CUARTEL

"Cada generación tiene que luchar de nuevo con los saqueadores, con la tendencia a utilizar los recursos públicos en beneficio propio y con la inclinación a preferir las ganancias a corto plazo a las necesidades a largo plazo". Tan lúcida sentencia pertenece al recordado presidente norteamericano John F. Kennedy, uno de los más brillantes políticos de este convulsionado siglo. Son palabras que nos ayudan a comprender una gran verdad. Dice acertadamente J.F.K.: "Cada generación tiene que luchar de nuevo...". Y es que en todas las épocas existieron los mismos "saqueadores", voraces depredadores de las riquezas naturales que no piensan en el bien común, y menos en las siguientes generaciones.

En todas las épocas, también, hubo quienes batallaron por cambiar el rumbo.
Decir que la conciencia y preocupación "ecológicas" es asunto de las últimas décadas es pecar de ignorancia y hacerle un favor a la rapacidad, al desarrollo mal enfocado y al progreso mal entendido. Un breve periplo por los anales de la prensa peruana y mundial nos ayuda, también, a comprender cómo la temática ambiental no ha sido algo ajeno. En "El Comercio", por ejemplo, aparecían notas sobre esta problemática casi desde sus inicios. La situación de los menos favorecidos, la basura, la explotación inadecuada del guano, los humos de las fábricas, fueron una constante.


GOBERNAR EN "VERDE"

En la histórica "Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano", más conocida como "Conferencia de Estocolmo" (5 al 16 de junio de 1972) una mujer menuda, ataviada con un típico "sari", con pausada y firme voz recordó a los lideres y representantes oficiales la responsabilidad que les competía frente a la crisis ecológica.

Indira Gandhi refirió que, desde siglos lejanos, un buen gobernante de su país reconocía la necesidad de velar también por la flora y fauna, importante patrimonio de los pueblos. Dijo la Gandhi: "A través de toda la India, edictos grabados en roca nos recuerdan que hace 22 siglos el emperador Asoka definió como deber del rey no sólo el de proteger a los ciudadanos y castigar a los infractores de la ley, sino también el de preservar la vida de los animales y de los árboles de la floresta".
El poderoso emperador Asoka -que reinó de... ¡273 a 232 a.C.!- fue, sin duda, un avanzado y lúcido político. Ya en nuestra era tenemos que, en el siglo XIII se toman en Europa las primeras medidas conservacionistas y, a saber, para 1576 el príncipe de Orange y Holanda dispuso conservar a perpetuidad el bosque de la Haya.


EL BIEN COMUN
"La defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y el Estado". Así reza el primerísimo artículo de la Constitución Política, actualmente vigente en nuestro país. Se trata, pues, de alcanzar aquello que se ha dado en llamar el "Bien Común", aquel "Bonum Comune" sobre el que especulaba filosóficamente Santo Tomás de Aquino (1225-74). Un ideal que viene de mucho más atrás. En estos tiempos de individualismos rapaces vale la pena recordar que él "Bien Común" se refiere, también, a los aspectos ecológicos y ambientales. El bien de todas las personas y su seguridad depende, fundamentalmente, del medio que nos sustenta como bien lo entienden hoy los economistas.
En 1992 Andrew Steer, especialista británico vinculado al Banco Mundial, formuló una tesis interesante: "Los encargados de la formulación de políticas de desarrollo reconocen cada día más, que el no tomar en cuenta los costos del deterioro ambiental, es una actitud que resultará ineficiente, y en muchos casos ineficaz, para aumentar los ingresos y el bienestar de la población".


LA UNICA RAZON...
Pero vayamos atrás en el tiempo... Varios siglos antes que Santo Tomás de Aquino -conocido como el Doctor Angélico- reflexionara sobre el "Bien Común", en tiempos del filósofo griego Aristóteles (384-322 a.C.) se consideraba a éste: el fin mayor y último que trata de alcanzar el Estado, con su actividad política. Como quien dice...¡la única razón de un gobierno!
Es interesante conocer, por ejemplo, que ya varios años antes el célebre Platón (428-348 a.C.) ya había afirmado: "Quien ensucia el agua debe limpiarla". Los dos griegos nos han dejado un mensaje imperecedero y nos demuestran cómo la conciencia ambiental, una expresión más del espíritu solidario, surgió antaño. Siglos antes de Cristo, Aristóteles nos habló del ineludible compromiso que tenemos como parte de una colectividad, y Platón dejó claramente establecido que nadie tiene derecho a degradar un bien que es de todos. Este principio platónico se ha transformado en la célebre premisa contemporánea: "el que contamina paga", o "impuesto a la contaminación". Actualmente, en la mayoría de naciones del globo se parte de esta idea. Así, el "empresario depredador" debe pagar una suerte de "multa a la cochinada". Se apunta a que se busquen alternativas y se tomen mayores precauciones.


LA PATRIA Y LA VIDA
En nuestro país la conciencia ambiental data de tiempos pre-hispánicos. En la presentación de "Parques Nacionales del Perú", del maestro cutervino Don Salomón Vilchez Murga, el recordado conservacionista Felipe Benavides escribió: "En nuestra América la tradición proteccionista arranca desde la época prehispánica, específicamente en el seno de la civilización Quechua del antiguo Perú. Los Incas, según Garcilaso de la Vega, vislumbraron la necesidad de amparar la avifauna costera, prohibiendo bajo pena capital perturbar las aves guaneras en la época de cría. Y en igual forma radical se procedió en favor de la bella, aristocrática y utilísma vicuña".
Los incas fueron en esencia grandes conservacionistas. Su óptimo aprovechamiento del medio les permitió desarrollar una floreciente civilización y mantener, bien alimentada, a una creciente población.


PREOCUPACION COLONIAL
El nuevo patrón de desarrollo impuesto por los españoles llevó a una gran crisis ecológica. Nadie lo niega. Millones de hectáreas fueron deforestadas para obtener la madera con que se construyeron las nuevas ciudades. Los bosques se convirtieron en el carbón que dio la energía necesaria para fundir los metales, extraidos de nuestros Andes, por la Corona. La fauna fue, también, sistemáticamente diezmada. Mas no se crea que los españoles no se preocuparon por la problemática que desencadenaron. Diversos edictos y ordenanzas de estos tiempos son muestra que existía una clara conciencia. Como ocurre las más de las veces, triunfaron otros intereses.
En 1577 el Rey de España emitió una real ordenanza limitando la saca de llamas, alpacas, guanacos y vicuñas en la óptica de promover la conservación del "ganado mayor", como llamaron a los camélidos. En esos tiempos diversos notables manifestaron su preocupación por la depredación de ésta y otras riquezas naturales. Gran defensor de la vicuña, entonces, fue el marqués de Rocafuerte.


QUEJAS Y PROBLEMAS
En su libro"Recursos Naturales Renovables y Pesca, siglos XVI y XVII", la doctora María Rostworowski de Diez Canseco difunde datos que confirman una real preocupación por estos aspectos, en la época del dominio español. Consta, por ejemplo, la alarma de los miembros del Cabildo de Lima por la destrucción del recurso arbóreo en el valle. El 9 de octubre de...¡1535!, y al año siguiente sin que al parecer se cumpliera, se ordenó "a los vecinos que poseían tierras sembraran hasta 300 sauces".
La primera "demanda ecológica" en tiempos Hispanos es, sin duda, la que registra la misma investigadora. Según ilustra, en 1567 naturales de Atiquipa presentaron una queja ante el alcalde de Arequipa, don pedro Melgar. En las lomas de Atiquipa, ganado español pastaba y vagaba sin vigilancia, destruyendo sus cultivos estacionales de maíz, yuca,achira y camote. El defensor de los naturales Juan de Castro Figueroa -quizá primer abogado "verde" del país- "consiguió la imposición de cien pesos de plata corriente como sanción a los dueños de los animales".
No faltó un compañero de armas de Pizarro, Mancio Sierra de Leguizamo, que en su lecho de muerte dejó anotado su arrepentimiento por la destrucción derivada de la conquista y el modelo impuesto.


REPUBLICA VERDE
La conservación de la naturaleza fue una preocupación, también, de nuestros próceres. Hipólito Unanue ha legado, para la posteridad, escritos que son una muestra palpable de su conciencia "verde" y preocupación por el impacto de las basuras en el ambiente y sobre la salud.
Célebres son los múltiples decretos conservacionistas del Libertador Simón Bolivar quien inclusive llegó a expresar: "La naturaleza debe presidir a todas la reglas". En tiempos republicanos sobresalen las leyes, de gran valor para la conservación de las riquezas naturales, decretadas por Ramón Castilla. A través del tiempo muchos abogaron por tan noble causa. Como hoy muchos esfuerzos resultaron estériles frente a los grandes y mezquinos intereses de ciertos poderes.
Quizá hoy sí se gane la batalla. A diferencia de los siglos pasados hoy tenemos en las manos herramientas y armas que nos permitirían revertir esta situación. Gracias al poder de las comunicaciones la creciente crisis ecológica es, cada vez, más visible y comprendida a todo nivel. Como dice la Biblia en el "Eclesiastés": "Todas las cosas tienen su tiempo; todo lo que pasa debajo del sol tiene su hora"...

1 comentario:

Anónimo dijo...

[url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/ganardinero.jpg[/img][/url]
[b]Estas necesitando informacion sobre como ganar dinero[/b]
Nosotros hemos encontrado la mejor guia en internet de como ganar dinero. Como fue de interes para nosotros, tambien les puede ser de utilidad a ustedes. No son unicamente formas de ganar dinero con su pagina web, hay todo tipo de formas para ganar dinero en internet...
[b][url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/dinero.jpg[/img][/url]Te recomendamos entrar a [url=http://www.ganar-dinero-ya.com/]Ganar dinero[/url][url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/dinero.jpg[/img][/url][/b]